pestaña

Gastón Laville, el otro manager

Dueño de un estratégico perfil bajo, el prosecretario, Gastón Laville, se convirtió, con el tiempo, en los ojos de Matías Lammens en la diaria del club. Él y Miguel Mastrosimone, Secretario en forma ininterrumpida desde diciembre de 2013, aún con desconfianzas mutuas, son los principales hombres del ministro en la actual Comisión Directiva.

Laville, de profesión economista, es hijo de Gustavo, vocal de Comisión Directiva de la gestión de Rafael Savino y trabaja en la petrolera estatal YPF desde hace muchos años. En la web institucional de la empresa figura como Director suplente de YPF Luz.

Su ascenso político fue vertiginoso. Entre 2013 y 16 fue miembro de la Comisión Fiscalizadora. En el siguiente período, Vocal. Y desde la asunción de Tinelli, prosecretario.

Durante la presidencia de Lammens, Laville integró su mesa chica. No estaba solo. Lo acompañaban Mastrosimone, quien firmó todos los contratos de jugadores que llegaron a San Lorenzo en los últimos 9 años; el fiscalizador, Agustín Manganiello, a quien el actual ministro llevó trabajar a la tesorería de la AFA y luego al ministerio de Turismo y Deportes; y el entonces subintendente, y ahora asambleísta, Ernesto Loza, empleado en la distribuidora de bebidas alcohólicas de Lammens y candidato a asambleísta 57 de Claudio Di Meglio en las elecciones 2010.

El verdadero mánager

Cuando a comienzos de 2019 Lammens decidió ser candidato en la Ciudad de Buenos Aires, Laville tuvo su ascenso interno. Aquella etapa, en la que Jorge Almiron trajo a Rentería, Torres, Peruzzi y Salazar, entre otros, coincidió con el momento en que Laville empezó a tener injerencia en la diaria del fútbol. Esa incidencia continuó luego en las etapas de Juan Antonio Pizzi, Diego Monarriz, Mariano Sosso, Diego Dabove, Paolo Montero y Pedro Troglio.

Desde hace más de tres años Laville es quien se ocupa de negociar los contratos de los nuevos jugadores y las rescisiones de quienes se van. Fue uno de los dirigentes más activos al momento de negociar las polémicas salidas de Óscar y Ángel Romero, Diego «Torito» Rodríguez y Franco Di Santo. También la llegada de Néstor Ortigoza, entre otros refuerzos, y de los distintos entrenadores, desde la salida de Almirón.

De esta manera, Laville se transformó en el hombre de Lammens ante los jugadores y el cuerpo técnico. Es que también es la cara que los futbolistas ven después de cada partido en el vestuario y en la previa en la concentración.

Un puente entre Lammens y Tinelli

Cuando la relación entre el conductor televisivo y el último candidato a jefe de Gobierno por el Frente de Todos comenzó a resquebrajarse, Laville fue uno de los pocos dirigentes con aceitados vínculos en ambos campamentos. Por eso ocupaba un rol fundamental en la subcomisión de Básquet en tiempos de ligas ganadas y giras internacionales exitosas.

Una de las funciones de Laville en la segunda disciplina histórica del club consistía en el armado de una ingeniería financiera para el pago de contratos de jugadores. «San Lorenzo firmaba un contrato en forma directa con el jugador y otro lo hacía una empresa vinculada a Tinelli. Mientras éste cumplió su parte ese esquema funcionó bien. Cuando dejó de hacerlo fue el club quien tuvo que abonar la diferencia. Esa ingeniería era obra de Laville», coinciden dos fuentes que conocen en detalle el mundo del básquet azulgrana.

El Prosecretario es ajeno a cámaras, flashes, entrevistas y posteos vinculados al club en sus redes sociales. De estratégico perfil bajo, Laville supo alejarse del centro de la escena para ocupar un rol cada vez más trascendente. Su conveniencia, en términos políticos, es que no se hable de él.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

publicidad

Noticias más leídas

No Content Available

Otras noticias

17 de diciembre la fecha elegida

Tal como sucedió el año pasado, las elecciones fueron convocadas para el domingo 17 de diciembre. Ese día los socios podrán elegir a las nuevas